Las estrellas fugaces de la Liga 1


La brecha que existe actualmente entre los dos principales equipos de la Liga, y los demás conjuntos, es cada vez mayor si tenemos en cuenta el trato que reciben, en cuanto a horarios de los partidos se refiere, y al desigual reparto de los derechos de televisión. Pero hubo un tiempo en que los equipos menos punteros de la Liga española eran más que meras comparsas, once jugadores que eran algo más que los equipos a los que se enfrentaban FC Barcelona y Real Madrid entre clásico y clásico. En esa época, equipos como el Real Zaragoza, ahora en Segunda División, o el Real Valladolid, contaban con grandes figuras internacionales que en algunos casos eran, o serían con el paso del tiempo, campeones de Europa y del mundo. A pesar de esta capacidad perdida de atraer estrellas que tenían, muchos de estos jugadores pasaron por estos equipos sin pena ni gloria, apenas acabando una temporada completa.

Andreas Brehme no llegó a terminar su temporada en Zaragoza

Andreas Brehme no llegó a terminar su temporada en Zaragoza

Quizás sorprende el caso del Real Zaragoza, que llego a contar en sus filas con Andreas Brehme, Cafú o Frank Rijkaard. El primero de los tres en jugar en el club maño fue el centrocampista holandés. Tras pasar siete maravillosos años en el Ajax, una discusión con el entonces entrenador del equipo de Amsterdam,  Johan Cruyff, hizo que Rijkaard se marchara del club prometiendo que nunca  volvería a jugar bajo su batuta. Al parecer, el motivo de la discusión fue la existencia de un pre contrato del jugador con el PSV Eindhoven.  Apresurado, firmó por un Sporting de Portugal que no pudo incluirle en las listas para jugar en ninguna competición, por lo que se optó por cederlo durante media temporada al Zaragoza. Once partidos y ningún gol es el saldo de un jugador que se marchó al Milan al termino de dicha temporada, donde triunfó finalmente como jugador.

Por su parte, Andreas Brehme, campeón del mundo con Alemania en Italia 90 y autor del gol de la final, fichó por el club maño en la temporada 1992/93 tras triunfar en el Inter de Milan, club del que salió en plena explosión del Calcio italiano. Considerado uno de los mejores defensas de la historia, Brehme declaró, durante su presentación como jugador zaragocista, que tenía un acuerdo con el Barça en plena efervescencia del Dream Team, pero que dicho fichaje no se dio debido a la incapacidad de la directiva azulgrana de ‘colocar’ a Richard Witschge. Así, Brehme pasó en Zaragoza menos de una temporada, ya que en abril de 1993 desavenencias con Víctor Fernández (le hizo jugar de lateral en un partido ante el Tenerife cuando venía jugando de medio centro a gran nivel) precipitaron la rescisión de contrato del jugador que puso rumbo a su Alemania natal.

Tampoco estuvo una temporada entera la última de las tres estrellas fugaces que pasaron por el cielo de Zaragoza, el lateral Cafú. El brasileño llegó a Zaragoza en enero de 1995 procedente del Sáo Paulo a cambio de 455 millones de pesetas según el club brasileño, y cedido hasta final de temporada según el Zaragoza. Tras ganar la Copa Libertadores dos veces consecutivas, y ser nombrado futbolista sudamericano del año, se esperaba mucho de un jugador de 24 años que esa temporada ganó la Recopa con el conjunto maño, pero que, cuestionado, se marchó al término de la temporada sin dejar huella.

Otras estrellas como José Luis Chilavert y Faryd Mondragón, también jugaron en Zaragoza, aunque en el caso del paraguayo, sus tres temporadas le avalan, amén de dejar imágenes insólitas en nuestra Liga, como el gol que recibió desde el medio del campo tras anotar un penalti.

A principios de los 90 el Valladolid también se llenó de estrellas, en este caso colombianas, de la mano del entrenador Pacho Maturana. René Higuita y Carlos Valderrama llegaron en la temporada 1991/92 tras el buen papel de la selección colombiana en el Mundial de 1990. Ambos jugadores estuvieron tan solo una temporada en Zorrilla, pero dejaron marca en la Liga, uno por el show continuo que desplegaba siendo portero, y el otro por la famosa acción que protagonizó junto a Michel durante un córner.

Stan Collymore generó mucha ilusión entre los aficionados del Oviedo

Stan Collymore generó mucha ilusión entre los aficionados del Oviedo

Otra estrella fugaz que recaló en un club español fue Stan Collymore, delantero inglés que llegó al Real Oviedo en 2001 con la vitola de ser uno de los mejores delanteros del mundo tras triunfar en el Liverpool. Collymore, que en ese entonces ya contaba con 30 años, llegó a ser el futbolísta más caro de la Premier League cuando en 1995 los ‘reds’ pagaron 8,5 millones de libras al Nottingham Forest. Había mucha ilusión puesta en su persona, y lo demuestra que 6000 aficionados acudieran a su presentación. Se comentó que pesaba más de 100 kilos a su llegada a Oviedo, y que su dieta a base de Kit Kat, según explicó su ex compañero Joyce Moreno, no ayudó a rebajarlo. Apenas 34 días después de su debut, el británico hizo las maletas para marcharse de un club que bajaría a Segunda División esa misma temporada, empezando así un calvario que duró muchos años.

El Celta de Vigo también tuvo una plantilla llena de grandes jugadores a principios del nuevo milenio que le llevó a jugar la Champions League tras quedar cuarto en la temporada 2002/03. Valery Karpin, Aleksandr Mostovoi, Peter Luccin, Catanha, Florian Maurice, Benny McCarthy, Sylvinho o Gustavo López, eran los estándartes del club gallego. Sin embargo, un año antes el Celta consiguió tener en sus filas uno de los grandes jugadores del Milan de los 90, Zvonimir Boban. El croata vivía sus últimos suspiros como futbolista, y tras 11 temporadas en Italia, decidió probar suerte en Vigo. En Octubre de ese mismo año, y tras jugar sólo cuatro partidos, decidió retirarse renunciando a su ficha. Manifestó en su despedida que físicamente se encontraba bien, pero que le era dificil saber que no encajaba en el sistema táctico de un Víctor Fernández que no supo compatibilizar al croata junto a Mostovoi y Karpin tras la salida de Haim Revivo.

Muchas más estrellas fugaces han pasado con más pena que gloria por equipos de la primera división como el Búlgaro Trifon Ivanov, que pasó dos años en el Real Betis pero que su rendimiento estuvo lejos de llegar a ser el que mostró con su selección, amén de protagonizar varios actos de indisciplina, o el argelino Rabah Madjer, que jugó media temporada en Valencia antes de volver al Oporto, equipo del que fue héroe de la primera Copa de Europa del club con un golazo de tacón. A continuación el tanto que le dio el título a los portugueses ante el Bayern de Munich.

Didier Deschamps y Stefan Schwarz en el Valencia,  David Trezeguet en el Hércules, Bixente Lizarazu en el Athletic Club y Steve Finnan y Alain Boghossian en el Espanyol, son nombres a los que los aficionados al fútbol le sonarán por haber triunfado en el fútbol internacional, pero que en España estuvieron lejos de ser las estrellas que otrora fueron, o llegarían a ser a la postre.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Las estrellas fugaces de la Liga