Historias de Nottingham: Brian Clough 1


Desde que llegué a Nottingham, hace menos de un mes, no he tenido la oportunidad de salir demasiado por los famosos pubs de la ciudad. Sin embargo, la única vez que decidí ir a tomar unas pintas llegada la noche fue para ir al que dicen es el pub más antiguo del Reino Unido. Como en todas las charlas en las que soy partícipe, el tema balompédico no tardó en aparecer, por lo que fue en ese momento, en una de las cuevas de Ye Olde Trip To Jerusalem, cuando me contaron la primera historia sobre el Nottingham Forest, el equipo de la ciudad.

Mientras apuraba mi pinta Robin Hood escuché la historia de Brian Clough, entrenador del Nottingham Forest durante 25 temporadas. Fuerte personalidad, temperamento y arrogancia sin límites. Así es como era Clough, el que para muchos es el mejor entrenador inglés de todos los tiempos. Nacido en Middlesbrough, tuvo una corta carrera como jugador antes de triunfar como técnico. Jugó en el equipo de su ciudad consiguiendo un registro anotador impresionante: 197 goles en 213 apariciones. Más tarde ficharía por el Sunderland en el cual sufrió una lesión de rodilla que le impidió poder seguir jugando al fútbol.

Estatua de Brian Clough en Nottingham - FOTO: Carlos Faneca

Estatua de Brian Clough en Nottingham – FOTO: Carlos Faneca

Fue quizás dicha lesión la que le volvió tremendamente ambicioso durante su etapa como entrenador. Tras hacer un buen papel en equipos de categorías inferiores, llegó al Derby County, en segunda división, al que convirtió, junto a su ayudante Peter Taylor, en campeón de la primera división inglesa derrotando al todopoderoso Leeds, en un feudo que quedó fantásticamente reflejado en la TV Movie de la BBC The Damned United (2009). Tras varias polémicas con el presidente de The Rams, Clough fichó por el Leeds. 44 días después, fue cesado del cargo al no soportar la tremenda presión de ser el técnico que sustituía al gran Don Revie.

A pesar de haber intentado sin éxito entrenar al mejor equipo de Inglaterra, la explosión mediática de Clough no llegó hasta que cogió las riendas de un pequeño equipo de la segunda división, el Nottingham Forest, al que ascendió, lo hizo campeón de la Liga inglesa y doble campeón de Europa en apenas 4 años. Una historia un poco más conocida al ser conseguida en las más altas esferas del fútbol europeo, donde también llegó su arrogancia en ruedas de prensa, tales como en la Supercopa europea de 1979 ante el FC Barcelona. Aunque fuera el último entrenador inglés en conseguir dos Copas de Europa seguidas, nunca consiguió ser elegido como seleccionador del equipo nacional inglés.

No es de extrañar pues que, a pesar de ser un entrenador polémico, Clough caló hondo en la afición de cada equipo en el que estuvo. Por dicha razón, el técnico tiene una estatua en Middlesbrough, en el camino que hacía cada domingo desde su casa al estadio del Boro; otra en Pride Park, el estadio de Derby County, junto a Peter Taylor; y en el centro de Nottingham (en la imagen), rodeado de tres de sus frases más célebres: “Si Dios hubiera querido que jugáramos en las nubes hubiera puesto hierba ahí arriba”, “Si discutiera con un jugador, nos sentaríamos juntos unos veinte minutos, hablaríamos del asunto y al final decidiríamos que yo tengo razón” y “No digo yo que fuera el mejor entrenador del mundo. Pero siempre estuve en el Top-1”. Además, como dato curioso, Clough sigue siendo un héroe en Derby y Nottingham, equipos rivales de dos ciudades colindantes y separadas por la Vía Brian Clough, nombrada así a modo de homenaje al técnico fallecido en 2004.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Historias de Nottingham: Brian Clough