Los 8 mejores jugadores africanos de la NBA


El próximo 1 de agosto tendrá lugar en el Ellis Park de Johannesburgo el primer partido NBA de la historia en África. El encuentro enfrentará a un combinado de jugadores de dicho continente liderado por Luol Deng contra una selección del resto del mundo entre los que se incluyen los hermanos Gasol, Pau y Marc. La conexión de la mejor liga del mundo con África se hizo fuerte en los 80 y 90, cuando jugadores de la talla de Hakeem Olajuwon o Dikembe Mutombo, pusieron el sello de calidad a una hornada interesante de jugadores del continente negro.

31 años después de que ‘The Dream’ fuese elegido como número uno del Draft, por las filas de los equipos NBA han pasado más de 30 jugadores africanos. Estos son los ocho más destacados:

Collage African NBA

Hakeem Olajuwon

Nacido en Nigeria, pero nacionalizado norte americano, Olajuwon fue el jugador africano más importante de la historia de la NBA. Los dos campeonatos que ganó en 1994 y 1995 con los Houston Rockets así lo atesoran, siendo elegido MVP de las finales en ambas ocasiones. Apodado ‘The Dream‘, Olajuwon pasó gran parte de su carrera en Houston, equipo que lo eligió en 1984 en el número uno del Draft por delante de Michael Jordan. MVP en 1994, tres veces jugador defensivo del año, 12 veces All Star y máximo taponador en la historia de la liga, son los honores que hacen de Olajuwon uno de los mejores jugadores de la historia de la NBA.

Steve Nash

Johannesburgo, una de las tres capitales de Sudáfrica, vio nacer a uno de los jugadores más destacados de la historia de la liga. Steve Nash, que más tarde se nacionalizaría canadiense, tiene el honor de ser el jugador africano más longevo de la NBA. Fueron 19 las temporadas que Nash pasó en la liga entre Phoenix Suns, Dallas Mavericks y Los Angeles Lakers, destacando por su gran capacidad de trabajo. Su posición de base lo diferencia de otros jugadores africanos que destacaron en la NBA por su físico y trabajo defensivo. Nash fue dos veces MVP de la liga, y promedió 14,3 puntos por partido, 8,5 asistencias y 3 rebotes, antes de retirarse por las reiteradas lesiones en su última etapa como Laker.

Dikembe Mutombo

‘Memorias de Africa!’ entonaría cualquier aficionado a las transmisiones de NBA de Andrés Montes al escuchar el nombre de Dikembe Mutombo. O mejor dicho Dikembe Mutombo Mpolondo Mukamba (respiración…) Jean-Jacques Wamutomboo. Nacido en República democrática del Congo, destacó en la NBA por su fortaleza defensiva y su instinto taponador. Sacó a pasear su Finger Wag durante 18 temporadas, una firma post tapón, mezcla de chulería y aviso a todos aquellos que quisieran pasar por su zona. Pasó sus mejores años con los Denver Nuggets donde protagonizó grandes enfrentamientos con Olajuwon y sus Rockets, otro genio taponador. También dominó los aros con Atlanta Hawks, Philadelphia 76ers, New Jersey Nets, New York Knicks y Houston Rockets, una prolífica carrera en la que consiguió ser 8 veces All Star, cuatro veces jugador defensivo del año y promediando 10,3 rebotes por partido y 2,8 tapones.

Manute Bol

No hace falta presentación para el jugador más alto de la historia de la NBA. Nacido en Sudan, Manute Bol de 2,31 metros fue una de las tantas atracciones del que dispuso la liga en los 80 y 90. Destacó sobretodo en su época en los Whashington Bullets, donde su cuerpo espigado contrastó durante una temporada con el de ‘Mugsy’ Bogues, su compañero y jugador más bajo de la historia de la liga (1,60 metros). Estuvo diez años en la competición en la que destacó por su capacidad rebotadora y taponadora. Es recordada su actuación contra los Orlando Magic a los que consiguió poner cuatro tapones seguidos en una misma jugada. Murió en 2010 a causa de problemas hepáticos.

Luol Deng

Probablemente el mejor jugador africano de la actualidad, a la espera de lo que Joel Embiid de los 76ers pueda demostrar. Nació en Sudan, pero creció en Egipto y Gran Bretaña, selección a la cual representa. Elegido séptimo en el Draft de 2004, Deng se ha hecho un nombre en la liga como un alero que cumple. Su promedio anotador durante estas diez temporadas es de 15,8 puntos por partido. Las aptitudes físicas de Deng son tan destacables que de joven llegó a jugar con las selecciones sub-15 de baloncesto y fútbol. Deng considera a su compatriota Manute Bol como su mentor y mayor influencia en su vida.

Michael Olowokandi

Al igual que Olajuwon, Michael Olowokandi nació en Nigeria y fue elegido en primera posición del draft. Hasta ahí cualquier parecido entre los dos jugadores. Apodado ‘Kandi Man‘, Olowokandi fue la primera elección del Draft de 1998, por delante de estrellas como Mike Bibby, Dirk Nowitzki, Vince Carter o Paul Pierce. Actuó de pívot durante nueve años en la liga, siendo un jugador con gran talento y un físico portentoso que invitaba a dominar la zona. Pese a sus grandes condiciones su estrella pronto se desvaneció y cogió fama de jugador blando a pesar de su posición. En su mejor temporada, en Los Angeles Clippers, promedió 11,1 puntos por partido.

Serge Ibaka

A pesar de representar a España y haber crecido como jugador en Catalunya, Ibaka nació en República Democrática del Congo. Elegido en la posición 24 del Draft de 2008, su crecimiento como jugador ha sido exponencial al de su equipo, Oklahoma City Thunder. Su forma física le hacen diferente al prototipo de pivot defensivo y lento en movimientos de otros jugadores africanos. A pesar de ello, destaca en el aspecto taponador, que le han valido el apodo de ‘Iblocka‘. En su mejor temporada, Ibaka promedió 15,1 puntos por partido, 8,8 rebotes y 2,7 tapones.

Luc Mbah a Moute

La carrera del jugador camerunés Luc Mbah a Moute parece haberse estancado, después de pasar por tres equipos diferentes en los últimos dos años. Aunque Mbah a Moute parecía que iba a volver a Sacramento Kings este año, recientemente el equipo de California rompió el contrato al no haber superado el camerunés las pruebas físicas. El jugador africano, de gran potencia física, tuvo un inicio de carrera en la NBA realmente bueno, destacando su sacrificio dentro de la pista y su esfuerzo defensivo. A pesar de ello, la última temporada en Philadelphia Mbah a Moute promedió 9,9 puntos por partido, lo que supone su mejor marca en los siete años de carrera en la NBA.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *