Once escritores que amaron el fútbol 4


El fútbol es arte. Desde sus inicios tuvo tintes artísticos. Lo demuestran las universidades, que en la segunda mitad del siglo XIX acogieron estudiantes que empezaban a sufrir fiebre por esto del fútbol, dándole además clase a un deporte violento en su raíz. O los numerosos círculos de intelectuales en cafés de las ciudades emergentes, de dónde surgieron equipos organizados para seguir la estela que entonces llenaba Europa. De ese ambiente se han deleitado grandes escritores durante la historia, expresando sin tapujos su afición a este deporte que sin embargo otros artistas desprecian por su liviandad. Valientes que, cada uno con su estilo, reivindicaron lo romántico del deporte rey. Y lo hicieron escribiendo obras fantásticas y apoyando públicamente a sus equipos preferidos.

Estos son once escritores que no escondieron su amor por un equipo de fútbol:

Grass y Montalban

Gunter Grass – SC Freiburg

Para el escritor alemán, 1999 fue un gran año. Recibió el premio Nobel de literatura y su equipo de fútbol, el SC Freiburg alemán, volvía a la Bundesliga después de pasar un año en la segunda división alemana. Ambas cosas no son comparables, aunque cabe decir que Grass fue un gran hincha del equipo alemán al que se le vio apoyar en alguna ocasión en su estadio, ataviado con una bufanda con los colores del club. Grass, que en los últimos años también se identificó con el subversivo Sankt Pauli, escribió un poema para el club de sus amores: Lentamente se eleva la pelota hasta el cielo / Entonces se vio que estaba lleno el graderío/ En la portería está el poeta solitario / pero el arbitro pita fuera de juego.

Manuel Vázquez Montalbán – FC Barcelona

Símbolo de la Barcelona anterior a la transformación a parque temático sufrida en los últimos años, Montalbán fue también un fiero seguidor del FC Barcelona. El creador del detective Pepe Carvalho siempre describió el club blaugrana como elemento cohesionador de la sociedad catalana, elevando su figura a un factor importante de la cultura del país en épocas difíciles. Desde el 2004, un año después de su muerte, la Fundación del FC Barcelona, junto al Col·legi de Periodistes de Catalunya, organizan el Premio Internacional Vázquez Montalbán centrado en obras periodísticas deportivas.

JK Rowling – West Ham

Tan fan del West Ham es JK Rowling que en su ópera prima, la saga Harry Potter, incluyó un personaje que tenia como equipo favorito el club del oeste de Londres. Dean Thomas, un mago de sangre mestiza cuelga en su habitación pósters los “Hammers”, equipo de un deporte que los demás magos no acaban de entender. Si hubiera un equipo de Quidditch llamado West Ham, seguramente la escritora británica se haría inmediatamente fan.

Camilo José Cela – Celta de Vigo y Deportivo de la Coruña

Otro Nobel, que en su pasión por el fútbol también se aventuró a escribir de dicho deporte en Once Cuentos de fútbol (1963). En este libro, una mezcla de factores deportivos y surrealismo, no se adivina a qué equipo seguía Cela. Pero según cuentan, tenía el corazón dividido entre los dos principales equipos gallegos, algo inconcebible para seguidores de uno y otro. Era fan del Deportivo de la Coruña, porque era el equipo de su ciudad, y del Celta, ya que surgió de la fusión del Vigo y el Fortuna, este último cofundado por el padre del escritor.

Galeano

Eduardo Galeano – Club Nacional

“No soy más que un mendigo del buen fútbol. Voy por el mundo sombrero en mano, y en los estadios suplico: -Una linda jugadita, por amor de Dios. Y cuando el buen fútbol ocurre, agradezco el milagro sin que me importe un rábano cuál es el club o el país que me lo ofrece.”. Eduardo Galeano, a pesar de mendigar fútbol, siempre se mostró hincha de Club Nacional, el decano del fútbol uruguayo. Autor de obras maestras entre las que se encuentra El fútbol a sol y sombra, no ha habido escritor que profesara tanto amor y defendiera con tanto ahínco eso de pegar patadas al balón.

Mario Benedetti – Club Nacional

Como Galeano, el poeta uruguayo suspiraba, entre poema y poema, por los colores de Nacional. Escribió la rivalidad de su equipo con Peñarol, comparándola con la que tuvieran las familias Capuleto y Montesco. Fue cronista en los años 40 en el Diario de Montevideo, tíntando sus artículos de notas de humor. Dejó de ir al fútbol por dos motivos que le molestaban: La violencia, la de la grada y la de la hierba, y el dinero que se mueve. Sólo dejó de ver fútbol cuando éste dejó de ser un juego. El romanticismo de lo más infantil.

Jean Paul Sartre – Paris Saint-Germain

Filosofo, escritor y activista político, Sartre también ejerció de entrenador en su París años antes de ser galardonado como Premio Nobel de literatura. El equipo fue el Stade Saint-Germain, que en 1970 se fusionaría con el Paris FC para formar el Paris Saint-Germain, todo un símbolo del fútbol francés. En el equipo parisino, Sartre estuvo obsesionado con la innovación táctica, cómo su 4-4-1-0, con el que defendía que la ausencia de delantero es tan eficaz como su presencia.

JB Priestley – Nottingham Forest

“Decir que pagaron para ver a 22 mercenarios dar patadas a un balón es como decir que un violín es madera y tripa, y Hamlet, papel y tinta”. JB Priestley, novelista, locutor y activista británico, era un asiduo en el City Ground para ir a ver al Nottingham Forest. A pesar de gustar del fútbol, también fue crítico con él, denunciando desde muy pronto los intereses financieros, las sumas de dinero en los fichajes, las apuestas y otros factores que según él estaban hechos para estropear el fútbol.

Vargas llosa

Mario Vargas Llosa . Universitario de Deportes

El escritor hispano-peruano es seguidor de Universitario de Deportes de Perú desde hace más de 60 años según el mismo protagonista. Socio de honor desde 2011, se ha fotografiado con la camiseta y bandera del equipo en multitud de ocasiones y hasta en su niñez jugó un partido con el equipo infantil del Club, “un momento maravilloso”. “La U es mucho más que un club de fútbol…es un mito que nos ha hecho vibrar a lo largo de los años con sus victorias, que nos ha hecho sufrir con sus derrotas y percances y nos ha hecho renacer en entusiasmo”.

 Salman Rushdie – Tottenham Hotspur

El escritor británico nacido en Bombay es un entusiasta del Tottenham Hotspur. Nombrado Sir por importantes obras como Hijos de la Medianoche, ríe cuando le preguntan por qué es del los Spurs. “Tienes que ser un creyente muy profundo. Llegué a Inglaterra en 1961, y ese es el año en que los Spurs estaban muy bien, la última vez que ganaron el campeonato de la liga. Si apoyas a un equipo que no gana la liga por 44 años, al final sientes como una especie de culto”.

Enric González – RCD Espanyol

El periodista barcelonés se destapó como gran fanático del fútbol con el libro Historias del Calcio. González, que ha opinado, escrito reportajes y participado en charlas sobre balompié, es seguidor del Espanyol. Es tan perico que se casó para ir a ver al Espanyol jugar la vuelta de la final de la UEFA en Leverkusen, ya que en caso de boda, el diario en el que trabajaba propiciaba una semana de vacaciones para la luna de miel. Escribió sobre la historia del club de Sarriá en su libro Una cuestión de fe.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 ideas sobre “Once escritores que amaron el fútbol