Manejar el mundo con moderación


FOTO: japanexperterna.se

FOTO: japanexperterna.se

Soy un gran defensor de los smartphones. El gran invento del S. XXI, una tecnología que ha puesto el mundo entero en las manos de todos, sin excepción: Desde el niño que apenas gatea al anciano al que las manos tiemblan. Su impacto ha derivado en un gran cambio en las relaciones entre las personas, así como la de estas para con el mundo. Estamos más informados, hilamos redes de comunicación por doquier y nos hace sentir alguien, poderosos. Con un simple movimiento nos convertimos al instante en fotógrafos o taxistas o periodistas, médicos, cocineros, diseñadores o artistas.

Pero también estamos más localizables y demasiado entretenidos. Su uso desmesurado nos impide ver lo que tenemos delante y reflexionar. El mundo a través de la pantalla es mejor, y cuando no podemos utilizar dichas gafas, nos provoca un sentimiento tremendo de ansiedad. Nos hemos convertido en esbirros sometidos a la dictadura del móvil inteligente. Lo que nos da de libertad, nos quita de libertad.

Y es culpa nuestra, no de los avances tecnológicos. Somos frágiles y no estamos preparados para utilizar una tecnología de esta índole. Echamos balones fuera para simplificar unos problemas que van en aumento. Lo cierto es que nadie nos ha enseñado a manejar un smartphone con inteligencia, a hacerlo con moderación. Es la asignatura pendiente que tenemos para las generaciones venideras. Educar tecnológicamente.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *